Agosto 19, 2017 11:50 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Afra Estela, Reina del Carnavalito 1930

Afra Estela, Reina del Carnavalito 1930

Mazatlán, México a 22 de Enero del 2016.-  Afra Estela González Márquez fue Reina Infantil del Carnavalito en la edición de 1930 y este 7 de febrero será homenajeada por el Instituto de Cultura de Mazatlán en la Comida de la Amistad celebrada en el Teatro Ángela Peralta previo al primer desfile del Carnaval..

Con el pasar del tiempo, la cabellera castaña de la homenajeada ha emblanquecido, pero su mayor atractivo, sus ojos azules, brillan eternos. Hoy, tras un largo camino lleno de experiencias, Afra Estela se considera una feliz madre, abuela y tatarabuela de 92 años.

Estela-2web Estela

Afra Estela tiene una linda familia de cinco hijos. Dos de ellos viven fuera y el resto la acompaña aquí, en Mazatlán. Con el pasar del tiempo sus recuerdos, de forma natural, desaparecen, pero se apoya en el cariño de sus hijos que le ayudan a rememorar su historia.

Jorge Alberto es el segundo hijo. Durante la entrevista la ayuda a recordar fechas y a completar frases que no puede explicar con claridad. Particularmente le parece muy gracioso que a pesar de que el ser Reina Infantil fuera una de las experiencias más bonitas en la vida de su madre, él y sus hermanos se enteraron ya grandes y por casualidad.  

“Ya habíamos terminado la universidad todos mis hermanos. Un día estábamos buscando fotos y encontramos una de ella encima de un carro alegórico. Le preguntamos a mi madre por las fotos y ahí fue cuando nos contó, antes de eso nunca nos hubiéramos imaginábamos que había sido Reina del Carnaval”, comentó Jorge Alberto.

Los recuerdos del día de su coronación son pocos, pero muy importantes: describe a su vestido blanco como largo y muy bonito, con una diadema como complemento y su desfile a través de la calle Carnaval y el arribo a la Plazuela Machado.

 “Nunca olvidaré al organizador Blas Rojo, del Periódico El Sinaloense, que por él pude ser reina”, agregó.

1930 es un año que le trae profundos sentimientos encontrados. Meses después del desfile, sus emociones se vieron contrastadas por el fallecimiento de su madre, recuerdo que le entristece, pero a la vez, le alegra, porque está consciente de que antes de partir, ella pudo vivir su última gran alegría: verla coronada como Reina del Carnavalito.

A casi un siglo de distancia, la esencia del carnaval sigue siendo casi la misma. Hay desfiles, fiesta, colores, música y tumultos de gente en las calles. Por otro lado, las diferencias son pocas pero notorias, entre las más importantes está el proceso de selección.

“Antes, la elección se ganaba vendiendo boletos. Los organizadores nos daban unos cuantos y nosotros los vendíamos a un precio simbólico. Éramos tres niñas, cuando me dijeron que había ganado me sentí muy feliz porque supe que el esfuerzo hecho por las personas que tanto quise había valido la pena.”

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.