Julio 23, 2017 10:42 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Cinco años jugando con la luz

 

Jorge Osuna, cinco años “jugando” con la luz

 

Carlos.jpgMazatlán, Sinaloa, México a 26 de Enero de 2015.- En esta bodega, la carne del acero se derrite. La flama del soplete muerde el aire y una a una las figuras comienzan a moldearse. Después, la luz se añadirá a ellas, y el día del desfile, galaxias rodantes incendiarán las pupilas de miles de hombres, mujeres y niños.

Desde 2011, Jorge Osuna perfecciona su dinámica de trabajo para crear uno de los estilos más memorables en la historia de los carros alegóricos del Carnaval Internacional de Mazatlán: los carros luminosos, una labor que exige cuidado, precisión y altas dosis de imaginación.

Siempre ha jugado con la fuerza y la vida de la electricidad y la luz. Trabajaba en la logística de los juegos pirotécnicos de los lunes de Carnaval, pero hace cuatro años una petición  dio un vuelco a su participación en la máxima fiesta del puerto.

En 2011 me propusieron hacer algo parecido a lo que se hace en Disneylandia en los carros luminosos. Tratamos de emular algo de ellos… hay distancias económicas, en instalaciones, en todo lo hay; menos en las ganas de trabajar, en las ganas de potencializar lo que es la fiesta”.

Desde su aparición los carros luminosos creados por Jorge Osuna ofrecieron un concepto  innovador y dieron un sentido de actualidad al desfile, pues los colores cobraron una nueva dimensión al caer la noche y esto fue del agrado del público.

carlos2.jpg

A la fecha un total de 40 creaciones ha deslumbrado con su luz, brillo y desbordada creatividad,   a locales y turistas.

“Nosotros tenemos un gran plus, la luz es muy vistosa y si la trabajamos bien, entonces podemos hacer cosas mágicas con ella, y si la gente lo ve bien, entonces siento que ahí se ha afincado la continuidad de nuestros trabajos”.

De ocho de la mañana a ocho de la noche, Jorge, Henry, Alberto, Paulino, Eric, Cristian, Moisés, “Carioca”, Fernando, “Larry”, “Lito”, Liviarger, Petra, Evelyn e incluso la perrita “Kira”, trabajan la herrería, electricidad y el forro con telas en un complicado proceso lleno de retos y limitantes.

“Primero al diseñar los carros vemos si técnicamente es posible la creación de la estructura y que tengan potencial luminoso.   Otro aspecto es la altura, pues la bodega donde los armamos mide 4 metros y medio de altura y nosotros sacamos carros cuya altura mide el doble.  Entonces tenemos que hacer unos sistemas de pilotaje para bajarlos y subirlos y que sean versátiles a la hora de manejar. La otra problemática que tenemos es la ciudad, nos da una limitante en la altura de los cables, y la misma gente nos da retos que nosotros debemos de pensar antes de diseñar un carro. Y sobre todo, gustarle a la gente, es algo que siempre está uno con la expectativa de si le gusta uno a la gente, parece que sí ha aceptado hasta ahorita, hemos cumplido con eso”.

Los orígenes de la luz

El día 15 y 17 de febrero sobre la avenida del Mar y el Paseo Olas Altas  desfilarán ocho carros luminosos creados por Jorge Osuna y su equipo. El tema central será la música en colores, géneros y orígenes culturales e históricos múltiples. La fantasía siempre ha sido fundamental en la labor de este artista de la luz, y mucho de esto tiene su origen en los desfiles del carnaval.

“Yo desde chiquillo admiraba mucho los desfiles,  me encantaban, para mí, los desfiles eran lo máximo. Desde niño me llevaban mis papás y los admiraba, nunca imaginé que yo podía participar en ellos. Me acuerdo cuando yo estaba muchachito, venía a Olas Altas a ver los desfiles y eso me ayuda mucho en el diseño, porque al diseñar hay que pensar como niño, necesitas volver a ser niño, yo disfrutaba mucho, eso me facilita al entrar en el diseño de esto”.

Jorge, como todo mazatleco, lleva en su alma el sabor y el ritmo, la fantasía y el alboroto de las fiestas carnestolendas, y su único deseo es que este año los patasaladas y visitantes del mundo entero disfruten al máximo y puedan ser la chispa final que de luz y sentido a su trabajo.

“Queda cordialmente invitado todo mundo; la gente es el ingrediente principal de la fiesta,  nosotros ponemos toda la mezcla, pero el sabor lo ponen ustedes. Los esperamos del 12 al 17 de febrero, asistan a los desfiles del Carnaval de Mazatlán.  Aquí los esperamos con los brazos abiertos esperando romper otro record de asistencia en Olas Altas y en todo el paseo costero.  Nuestra mejor recompensa es ver repleto el malecón, eso para uno es muy vigorizante”.

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.