noviembre 23, 2017 4:25 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Concierto Alegría en Los Mochis

>>>Más de mil voces hacen vibrar a más de 5 mil personas en el Centro de Usos Múltiples.

>>>Lucen los seis coros y orquestas creados para llenar de música a Sinaloa, así como la Banda Sinfónica Juvenil del Estado y grupos corales invitados.

>>>Además, reúnen fondos para equipar al Centro Regional de Rehabilitación de Los Mochis.

Un éxito rotundo, un acto conmovedor, histórico en todo sentido, resultó el magno concierto monumental Alegría, De niños para niños, que ofrecieron más de mil niños de todo el estado en el Centro de Usos Múltiple) de los Mochis, a beneficio del Centro Regional de Rehabilitación Integral (CRRI), de Los Mochis, con la presencia de las seis orquestas y coros infantiles formados desde hace cuatro años, sumados a agrupaciones ya existentes, así como la Banda Sinfónica Juvenil del Estado.

El inmueble  que rebasó su cupo con capacidad para 5 mil personas, vibró con las miles de voces que, en los momentos cumbre, se sumaron entre el público para cantar con los niños de los coros los temas del programa, que integró piezas de música popular pero también verdaderas joyas de los clásicos.

El programa inició desde las 11:00 horas, con la presentación el grupo de teatro La Mandrágora, que hizo sonreír a todos con  Pettite varieté, y a las 12:00 horas iniciar el programa musical preparado con meses de anticipación y que implicó la suma de esfuerzos de varias instituciones para confluir en la noble causa de recabar fondos a beneficio del Centro Regional de Rehabilitación Integral (CRRI), de Los Mochis, institución que ofrece servicios  de rehabilitación a personas con discapacidad de la zona norte.

Con este acto, inician además las actividades del 15º Festival de la Cultura Infantil que organiza cada año el Instituto Sinaloense de Cultura para celebrar a los niños en su día.

En el concierto participaron, a veces solas o todas juntas, la Orquesta Sinfónica y Coro Infantil y Juvenil de Los Mochis, la de Guasave,  la de Salvador Alvarado y de Rosario; así como el Coro de Bamoa, que dirige el maestro Francisco Javier Chan Peñasco; la Orquesta Sinfónica y Coro Esperanza Azteca, y la Orquesta Studio Cuauhtémoc Moctezuma, de Culiacán, además de la Banda Sinfónica Juvenil del Estado de Sinaloa del ISIC,  y los Coros Comunitarios del DIF Sinaloa, de las comunidades de Aguanueva, en Ahome; Canutillos, en El Fuerte; El Tablón No. 1, en El Rosario, y El Pochote, en Guasave, y la participación especial del tenor José Manuel Chu Reyes.

El programa abrió con una introducción en el que, como para dar una probadita, tocaron todas las agrupaciones  hechas una, más de mil voces fundidas en una sola voz con los temas Que canten los niños, de José Luis Perales (1945), que contó con la participación especial del tenor sinaloense José Manuel Chú, en un arreglo del maestro Sergio Martínez, quien a su vez dirigió esta parte.

Le siguió la magna pieza coral Oh Fortuna, de la cantata Carmina Burana, de Carl Orff (1895 – 1982), dirigida por el maestro Daren Weissfisch, que hizo vibrar los corazones con la magnificencia de las cientos de voces infantiles cantando al unísono en una melodía realmente apasionante.

Luego de esta introducción, la Orquesta Sinfónica y Coro Infantil y Juvenil de El Rosario, que dirige el maestro Víctor Manuel Osuna, interpretaron el Cielito lindo, de Quirino Mendoza y Cortés (1862 – 1957); y la orquesta sola dio muestra de su calidad al interpretar los valses Emperador, de Johann Strauss Jr. (1825 – 1899); El Danubio Azul, también de Strauss Jr., y Los Patinadores, de Émile Waldteufel (1837 – 1915).

 A su turno, la Orquesta Sinfónica y Coro Infantil y Juvenil de Salvador Alvarado , dirigida por el maestro Carlos Guadarrama, interpretó las piezas Aire de marcha (para orquesta de cuerdas y percusiones) de Juan Antonio Cuéllar, y la Orquesta Sinfónica Studio Cuauhtémoc Moctezuma, de Culiacán, dirigida por el maestro Ireneusz Kepka, ofreció la polka rusa Kazachok, y el coro fue solista en la pieza Un rayito de sol, de Guty Cárdenas (1905 – 1932) y en la pieza coral Tifeu (canción zapoteca), de Demetrio López López Deeme

A su vez,  la Orquesta Sinfónica y Coro Infantil y Juvenil de Guasave, que dirige Edson Gámez Acosta, interpretó las piezas Signum (cum decore), de  Tielman Susato (1510-1570), y la Banda Sinfónica Juvenil del Estado, puso un timbre de alegría fílmica, al interpretar la Suite Looney Tunes, de Carl Stalling (1891 – 1972, y la Suite de Piratas del Caribe, de Hans Zimmer (1957), bajo la dirección del maestro Baltazar Hernández Cano

El programa continuó con la presencia de la Orquesta Sinfónica Esperanza Azteca Sinaloa (OSEAS), que bajo la dirección del maestro Daren Weissfisch, interpretó el tema orquestal Terranova, de Richard Meyer (1957), y luego con el coro los temas popular Mi Gusto Es, de Luis Pérez Meza (1917-1981), con la interpretación del joven Uriel Quintero,  para seguir el épico tema de Vangelis Papathanasious (1943): La Conquista del Paraíso: 1492 (de la película del mismo nombre).
Mostró sus notables avances la Orquesta Sinfónica y Coro Infantil y Juvenil de Los Mochis, que dirige el maestro Sergio Martínez Chávez con el coro cantando la pieza Akai Hana, Shiroi Hana, de Mie Nakabayashi; Te quiero, dijiste, de María Grever (1885 – 1951); y  juntos, El Quelite, tradicional sinaloense; mientras que la orquesta sola tocó Brisas de Mocorito (popular), para cantar y tocar Madrid de Agustín Lara (1897-1970).
Volvió el jolgorio general, cuando todos los coros y todas las orquestas interpretaron de nuevo el tema de Perales  ¡Qué canten los niños!, para luego el brillante final, enloquecedor , un verdadero mensaje de paz y buena voluntad con el Aleluya de Haendel (1685 – 1759), con las que el público, niños y niñas con sus padres, que llenó el inmueble vibró emocionado, aplaudiendo y  muchos sumándose al coro. Bajo la dirección de Daren Weissfisch.
Y hubo un cierre apoteósico, a petición del público, con la pieza El Sinaloense, de Severiano Briseño (1902 – 1988)que puso a cantar a los chicos de los coros junto con las miles de voces reunidas en el inmueble, y que con su presencia se solidarizan con la noble causa de atender mejor a las personas con discapacidad en la zona norte, pero a la vez tuvieron la oportunidad única de constatar el  fruto del esfuerzo al crear seis orquestas y coros infantiles y juveniles en la entidad que se suman a las que ya existían para llenar de música y de valores a una sociedad que los necesita.

El evento fue con conducido por Joel Juan Qui, coordinador de la Red Estatal de Orquestas y Coros Infantiles y Juveniles de Sinaloa y la actriz y promotora cultural Claudia Apodaca. Presente entre las gradas, el Gobernador del Estado, Mario López Valdez.

Estuvieron dentro de la organización general del Concierto Monumental Alegría de niños para niños,Sofía Carlón de López, presidenta del Sistema DIF Sinaloa y María Luisa Miranda Monrreal, directora general del ISIC.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.