Junio 27, 2017 11:26 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Filosofía Marismeña / Preservar el Pudor

FILOSOFÍA MARISMEÑA/PRESERVAR EL PUDOR

MC RAMÓN LARRAÑAGA TORRÓNTEGUI

Mazatlán, Sinaloa, México a 05 de Julio del 2016.- Uno va aprendiendo con los descalabros que no debe confiar ciegamente en las personas. No todas las almas conocen o practican el valor de la lealtad, nobleza y rectitud. Los entes aprenden a esperar más de lo que otra alma da. Exigimos compromiso, amor, prioridad en asuntos, sacrificio de su parte. Las expectativas son muchas y la desilusión se mantiene en la cuerda floja. Cada relación es diferente y, no deja de estar presente en su generalidad lo que complica las cosas para compartir acuerdos saludables.

El que ama, busca satisfacer las necesidades del ser amado y en ocasiones termina por hacerlo soberbio, injusto, ventajoso, exigente haciendo que en la relación por cualquier motivo el que ama sea el que pague los platos rotos sin consideración.  Va creando un vació de ansiedad que desemboca en una mala relación al momento de la intimidad.

La persona arrogante, oculta sus pasiones. La arrogancia exige ser complacida, eso evita disfrutar los placeres y alegrías que el amor proporciona convirtiéndolo en dolor, angustia, estrés. Todos estamos expuestos a cometer errores y a olvidar las prioridades. Ante el olvido brotan desde lo más profundo de la decepción sentimental exigiendo respeto, dignidad sin permitir sea negociable.

pareja-sonriente-haciendose-un-selfie-primer-plano_1098-273

La persona arrogante, oculta sus pasiones. La arrogancia exige ser complacida, eso evita disfrutar los placeres y alegrías que el amor proporciona convirtiéndolo en dolor, angustia, estrés. Todos estamos expuestos a cometer errores y a olvidar las prioridades. Ante el olvido brotan desde lo más profundo de la decepción sentimental exigiendo respeto, dignidad sin permitir sea negociable.

Los desdeñosos, no permiten que su pareja haga el bien, ni le ofrecen la oportunidad en desarrollarse, las retienen para uso y vanidad cerca del su centro de dominio. Los soberbios, lastiman los sentimientos frecuentemente, expresan ira ante las caricias, no llena el espacio con amor, sino con manipulación “Controla” Esta acostumbrado a que lo obedezcan, actúa en defensa sin existir situación conflictiva.- Propone y dispone lo que se debe hacer y no.- Priva a su pareja de la libertad en decidir, asegura que ama, pero ignora.- Solo buscan ser el centro de atención inmediata. Cuando se ama, no se convierte uno en la otra persona, sino que se busca una relación sana, equilibrada en el valor de ambas. Negociar, respetarse mutuamente, mantener lo individual, el hacer las cosas como cada quien sabe hacerlas.

  Normalmente el varón no da nada a cambio de nada, esta para salir ganando, no es su característica el ser generoso. No invita a salir y paga sin un motivo, su generosidad y gracia no tiene nada que ver con eso. No ayuda a la desvalida o ha la que cae. No rescata, ni suelta dinero nomas porque si, sino que su filantropía es incorrecta.- Dando y dando y la palomita volando.- Podría indignarnos esta manipulación pero en la práctica la mujer también entra en este juego y apuesta en el mismo.

No es razón en ser justos o injustos, pero así es este juego. Ni el uno o el otro  tratan en salvarse sino resolver sus problemas inmediatos. Si uno de los dos rechaza; el asunto se concluye, pero ¡No! El juego sigue hasta sus últimas consecuencias, entre que te rechazo y hago que ya casi te lo doy. Todo mundo caminamos con mascaras.- Cuando los problemas surgen la inseguridad aflora.-Nadie da nada a cambio de otra cosa. El invertir en dinero en una relación que no aporta nada, o en donde no eres correspondido no te convierte en una persona generosa sino en manipulador en esa relación.

En una relación amorosa no se debe jugar el papel de salvador de la otra persona, no le corresponde. Toda persona debe ser capaz en cuidarse a sí misma, saber que puede cumplir con su responsabilidad ante la vida. La persona madura debe aprender a mantener su dinero en su bolsillo, dar solo consejo cuando le sea solicitado, no tratar de tomar el volante de la vida de la persona con la que empieza a salir. Todo mundo quiere opinar en el ¿cómo? resolver los problemas de otro, pero a nadie le gusta que lo conduzcan. Hay que aprender a estar con los demás sin estar tratando en señalarle el camino de su vida, ni lo que ocupa o debe hacer. Son pocas las personas que desean llevar a buen término una relación honesta, limpia. La gran mayoría busca protección o dominio y esto si no se hace así, termina en frustrar.

Algo está mal con los que regalan en busca de otra cosa, pero también lo está con las que manipulan para sacar provecho de la situación esperando que bajen sus defensas para atacar, mejorar las condiciones ofrecidas en principio hasta llegar a la posesión final, que no debería en ser de esta manera pero lo es.- Se saca lo peor.- Nadie obliga, pero nadie lo evita. Nos invita a entrar en un espacio más allá de las emociones sentimentales separando este enredó en dar y recibir como prenda un cuerpo físico sin entrega, tal vez porque no consideramos ser dignos en ser amados o no tenemos la capacidad para crear las condiciones que generen compromisos en términos de calidad de vida amorosa y que por cierto en la vida nunca es tarde para empezar amar.

199 total views, 2 views today

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.