septiembre 19, 2017 11:27 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Historia de la cerveza en Mazatlan

>>> El aleman Don Jacobo Lang estableció una pequeña cervecería que durante unos 16 años abasteció a todo el estado

>>> En 1879, don Antonio Díaz de León, fabricante de puros, abrió una modesta fábrica de cerveza para satisfacer las crecientes necesidades de los alemanes

A partir de la fundación de la Casa Melcher´s en 1846, la influencia de la comunidad alemana se imprimió para siempre en la sociedad mazatleca.

Proveniente de la ciudad de Bremer, Alemania, la familia Melcher y Celso Fuhrken fundaron la primera negociación alemana en Mazatlán bajo el nombre de Melcher´s Hermanos y Cia., que opero bajo esta denominación hasta 1868 cuando cambio a Melcher´s Sucesores.

La empresa estuvo ubicada en la calle de Recreo número 10-hoy Constitución-, en el centro comercial y financiero del puerto en aquella época –hoy centro histórico-.

Los alemanes desarrollaron una intensa actividad comercial, financiera, minera y social desde entonces, abriendo diversas casas bancarias, mineras y comerciales que se dedicaron a la importación de toda suerte de artículos europeos y a la exportación de metales preciosos en la sierra sinaloense.

Más tarde, establecieron la fábrica de hilados y tejidos La Bahía, Aseguradoras y también explotaron fincas cafetaleras en las regiones del Noroeste y Sudoeste del País.
Fue evidente que los germanos –como todos los extranjeros que llegaron a América en siglos pasados-, vinieron en busca de fortuna y la mayoría la encontró.

Sin embargo, hay que reconocer su importante contribución para la construcción de la ciudad y su solidaridad durante los estragos de la fiebre amarilla en 1883, de la peste bubónica en 1902 y de la Revolución en 1910.

Sus empresas permanecieron abiertas durante la Revolución y su presencia económica fue determinante para aliviar la difícil situación de la población derivada de la lucha armada.
Su participación en el desarrollo urbano de la ciudad fue igualmente importante: donaron la Glorieta Germania y el Kiosco de la Plazuela Republica; aportaron para el Hospital Civil; promovieron la construcción de instituciones de beneficencia pública –como el Orfanatorio, Asilo de Ancianos y los hospitales San Vicente y civil; financiaron importantes obras viales como los Paseos Claussen y del Centenario, vías que fueron la base del desarrollo comercial y turístico del puerto.

La Casa Melcher´s y su extraordinaria expansión comercial y financiera fue el parteaguas entre una época de marcada indiferencia hacia la región y la carrera hacia el progreso y la abundancia que convirtió a Mazatlán en el centro comercial y financiero de Occidente durante más de un siglo. Atrás de esta importante firma alemana, llegaron otras atraídas por las noticias de las enormes riquezas mineras de México.
En 1848 se estableció la casa Heyman Sucesores –que abrió la célebre Mercería Alemana- y que muy pronto llego a compararse con el consorcio de los Melcher´s que, ante la eficiente competencia, decidió absorberla, en 1907. En 1908 llego la poderosa firma alemana Wohler –Barthing y Cia., distinguida por las importantes transacciones bancarias que realizaba.

Era lógico que la influencia alemana se reflejara en la sociedad mazatleca de entonces, una sociedad formada por una legión extranjera que lo mismo reunía a turcos, chinos, nicaragüenses que a franceses, norteamericanos, italianos, vascos, alemanes y por supuesto, mexicanos.

Nostálgicos, como todos los trotamundos, los alemanes añoraban dos cosas fundamentales: la cerveza y su música.
En 1882 llego al puerto Don Jacobo Lang, un alemán que desde los 15 años trabajo en las principales cervecerías de Alemania, y en los entonces suburbios de Puerto Viejo –en la confluencia de los actuales calles 5 de Mayo y Morelos, cerca de la Plazuela Zaragoza-, estableció una pequeña cervecería que durante unos 16 años abasteció a todo el estado y a Durango, donde circularon las cervezas conocidas en Estados Unidos como Lager, Porter y Ale.

En 1879, don Antonio Díaz de León, fabricante de puros, abrió una modesta fábrica de cerveza para satisfacer las crecientes necesidades de los alemanes, quienes consideraban bastante complicado traer la bebida desde el Viejo Continente. Díaz de León se distribuyó hasta la primera década del siglo XIX y luego desaparecieron del mercado ante la fuerte penetración de la Cerveza Pacifico.

El 20 de abril de 1897 se asociaron el ingeniero Alejandro Loubet Guzmán y Ricardo Carega para fundar la Compañía Cervecera El León, Sociedad Anónima que tuvo una corta vida.
Entre los embarque cerveceros de Europa y los intentos por elaborar una cerveza domestica de calidad, los alemanes hicieron traer varios instrumentos musicales que enseñaron a maniobrara algunos de sus empleados locales. De esas tertulias refrescadas con cerveza helada surgió la Banda Sinaloense cuyos orígenes están precisamente en la música tradicional alemana.

Hasta finales del siglo XIX los intentos por consolidar una industria cervecera en Mazatlán habían sido infructuosos, principalmente por la baja calidad de la cerveza que se producía.

Ante esa situación, algunos prósperos alemanes se reunieron en la casa particular de los Melcher  s para constituir una empresa que se dedicara a fabricar una cerveza de excelente calidad, tan buena como cualquiera de Alemania.

Continuará…

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.