Agosto 17, 2017 7:56 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

La Libre Empresa y el Transporte Público en Mazatlán

La Libre Empresa y el Transporte Público en Mazatlán
En Mazatlán las organizaciones de transporte público se han convertido en las enemigas número uno de la libre empresa y competencia

La Libre Empresa y el Transporte Público en MazatlánMazatlán, Sinaloa, México, a; 23 de Julio de 2017.México como país, a través de sus castas gobernantes, ha implantado en base de múltiples tropelías ilegales, el  sistema de “Libre Empresa”, lo cual nos hizo pasar de una economía “cerrada” a una “moderna y globalizada”, claro, de acuerdo a sus impulsores.

Hace décadas, las empresas nacionales se vieron avasalladas por la irrupción de políticas públicas que favorecieron tratados que permitieron la entrada o el libre comercio entre naciones, desde luego que ello benefició de alguna manera al sector empresarial mexicano. Aunque a algunos sectores del mismo prácticamente los aniquiló.

A estas alturas, debo aclarar que el propósito del presente no es puntualizar sobre los beneficios y desgracias del repudiado sistema neoliberal que hasta la fecha y para nuestra desgracia nos rige.

En realidad lo que buscamos es aclarar que los empresarios mexicanos de toda la historia, aún en las épocas más cerradas de la economía, estaban, están y por lo que vemos seguiremos estando sujetos a las reglas de la Libre Empresa.

La mayoría de quienes hemos sido, o aún somos empresarios, sabemos cómo se mueven las cosas en torno a la libertad empresarial o libre competencia. Estamos conscientes de que por más que nos moleste un competidor, nada, desde el punto de vista legal y civilizado, impedirá que ejerza sus actividades.

Por el contrario y por fortuna, en la mayoría de los casos, lejos de ver a los competidores como una amenaza, los vemos como una oportunidad para evaluarnos y referenciarnos. Más aún, en los últimos años hemos aprendido a diferenciarnos de quienes nos compiten. Hemos comprendido pues que nuestro fin supremo es satisfacer a nuestros clientes y no lucrar con ellos.

Lo anterior es fundamental para que una empresa pueda seguir o no en el mercado. Y es que en este sistema que nos rige, si bien es cierto es salvaje dado que sus fines son las ganancias por sobretodo, pero para fortuna de todos, el propio mercado ha venido imponiendo sus reglas, de esta manera,  el fin supremo de los neoliberales se ha venido eclipsando poco a poco, pero constantemente.

Las reglas del mercado actualmente dictan que la satisfacción de los clientes está por encima de las satisfacciones de la propia empresa. Desde luego que esta fórmula no es sencilla de entender a simple vista: ¿Cómo es eso que mi empresa debe privilegiar al cliente antes que a mí que soy el dueño.

En efecto, los empresarios mexicanos luego de pasar por todo tipo de vaivenes políticos, económicos y empresariales, hemos venido aprendiendo, y aquí hay que reconocer que no se ha avanzado en todos los casos, a no depender de los mercados cautivos, a no imponer nuestras reglas al cliente, a ser verdaderos empresarios, si, de esos que no temen a la competencia, de esos que saben que el cliente es el fin supremo y ello significa que le tienes que ofertar servicios en instalaciones y muebles de primerísima calidad, entre otros beneficios más. Y en ese camino, este tipo de empresarios, sabe que al final está su propia satisfacción y la de sus colaboradores.

La Libre Empresa y el Transporte Público en MazatlánSe preguntarán: ¿Y ahora que trae Héctor?… Les platico: ayer, aquí en Mazatlán, se dio un incidente más entre concesionario y prestadores del servicio público de transporte, taxistas, aurígeros y pulmoneros vs taxistas de nuevo cuño. Un incidente que nosotros catalogamos como salvaje y retrograda, es decir, que contrasta en todas las formas con las reglas que el propio gobierno nos impone a todos los empresarios y ciudadanos y, además, con las reglas del mercado.

A estas alturas ya todo mundo debe de saber que los representantes de las organizaciones del servicio de pasaje público de Mazatlán se juntaron para agredir a un miembro de una nueva organización del servicio de taxis. Y vaya que agresión, poco faltó para que lincharan al chofer y al pasaje.

¿Creen ustedes que así conservarán los privilegios que por muchos años han gozado?. En cualquier país que se diga civilizado y moderno, este acto bastaría para que quienes organizaron y ejecutaron este acto cobarde y salvaje, recibieran un castigo ejemplar. Pero estamos en el país de los privilegios. En donde a unos se nos exige todo y a unos cuantos se les tolera en todos sus desmanes.

En verdad me da pena escribir sobre esto. Pero yo creo que ya es tiempo de que pongamos las cosas en su lugar. Una de ellas es el transporte público de Mazatlán, ellos dicen que representan más de 2000 familias en Mazatlán, mismas que se ven afectadas por la competencia, aseguran. ¿Saben ustedes cuántas familias mazatlecas somos afectadas por sus desplantes?.

Todos quienes ejercemos una actividad, sea esta la que gusten poner de ejemplo: desde la persona que vende chicles en la calle, la señora que lava ropa ajena, el médico, los empresarios, los ingenieros y N cantidad más de personas que ejercen distintos oficios y actividades, todos ellos somos empresarios, en distintas escalas, pero empresarios, a todos nos rigen las reglas del mercado y todos enfrentamos competencias. Luego entonces les pregunto a ustedes prestadores del servicio público del transporte en Mazatlán:

¿De qué privilegio gozan ustedes para no permitir la libre competencia?. Estaré atento a sus respuestas.

También decirles, que, sin costo alguno, desde hace mucho tiempo vengo ofreciendo pláticas a diferentes empresarios y sus colaboradores, en las mismas tocamos muchos temas, incluso, dejo a ellos la elección de los temas. Y en todos los casos sale a relucir el tema de la competencia, mismo que abordamos desde la perspectiva de los beneficios que nos trae y no desde la óptica de  amenaza.

Ya en otros temas he hecho ofertas públicas de estas pláticas a todos los sectores, muchos nos han llamado, pero nadie del sector que ustedes representan. Así que ahora públicamente les hago la propuesta de que primero a cada organización les llevemos estas pláticas y luego al sector en general.

Espero acepten mi invitación y con ello entremos a una nueva era de convivencia.

Mazatlán merece que todos quienes aquí vivimos pasemos a otro nivel, uno muy distinto al que tenemos en la actualidad, aunque aclaro, que ya otros sectores están muy avanzados en este punto. No veo el por qué este sector del transporte público no.

Aceptamos sus comentarios…

1,119 total views, 2 views today

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.