septiembre 23, 2017 10:24 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

“Leen y analizan el legado literario del fallecido periodista Javier Valdez”

A pesar de su muerte sus letras siguen vivas.

El pasado 15 de agosto se cumplieron tres meses del asesinato del periodista sinaloense Javier Valdez, a pesar de su muerte sus letras siguen vivas, así se demuestra en las distintas protestas por diferentes colectivos y miembros del gremio periodístico, tanto en el estado como nacional e internacional. Por ese motivo El colectivo de periodistas por la paz y la libertad de expresión realizó una lectura entre la comunidad y un análisis de la obra de Valdez a cargo del maestro en ciencias Pedro Brito, Maestra en ciencias, especializada en la mujer en el estudio del narcotráfico Ernestina Lizárraga y el catedrático y escritor Arturo Santamaria Gómez . Y como conductora Raquel Zapien.

El evento se realizó en la Finca El Recreo, un espacio que le quedó chico a la convocatoria, ya que hubo quienes se quedaron escuchando en los pasillos del antiguo edificio.

Pedro Brito externó de manera energética su apreciación acerca del legado del fallecido periodista, también reconocido como “Malayerba” mismo título que tenía sus cientos de crónicas publicadas en diversos medios de comunicación. “Creo que la protesta, la indignación sigue vigente, no obstante hay una cuesta hacia una visión de las olas que puede generar un crimen como para que tiendan a crecer y posteriormente a moverse más lentamente hasta que se anula el movimiento, en el caso de Javier, aún la ola que generó, que superó con notable fuerza los linderos, no sólo del estado de Sinaloa, de México, del Continente Americano e incluso Europeo, esto tiene que ver con la credibilidad de la persona, la ética con la que se movió y por otra parte el medio periodístico en el que trabajaba, el semanario Rio Doce”.

Mientras que Ernestina Lizárraga describió como Javier le dio una cara, un lugar y cientos de historias a las mujeres que están dentro del fenómeno del narcotráfico. “De pronto la prensa exhibía a la mujer como algo exótico, pero Javier las retoma y le da una visión objetiva, empieza a mapear, es decir le dio un sentido más real el lugar de la mujer y no solo es la típica buchona, sino que también hay abuelitas, hay madres, incluso mujeres que nacen dentro del seno familiar del narcotráfico y por supuesto del dolor de las muertes”.

El doctor Santamaría desarrolló análisis mas allá de la crítica pluma de Valdez, mencionó que poco después de que Javier empezara a escribir su columna Mala yerba, le pregunté que si no había contemplado compilación de lo mejor de su columna y él me dijo que ninguna editorial se había interesado y andaba desalentado porque había tanto rechazo que creía que su obra era muy local porque argumentaban que era una lectura muy centralista, le costó trabajo convencerlos de que lo local, lo que sucedía en Culiacán era una muestra de lo que iba a ser el país.

“El trabajo de Javier no era reconocido en Sinaloa, finalmente se convencieron cuando apresan a Miss Sinaloa Laura Zuñiga y Javier escribe una página en la Jornada pero con una investigación en donde menciona a otras más, entonces lo buscan para que haga un libro y brota Miss Narco”.

367 total views, 3 views today

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.