Agosto 20, 2017 1:06 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Lo que puedo ser y no es hasta el momento del CCU de la UAS Mazatlán

CCU UAS Mazatlán un Elefante Blanco 2016

La cultura, si se manifestara en espacios, condiciones de libertad y con absoluta conciencia de la importancia que tiene para los seres humanos, transformaría al mundo

 

Pero a quién le puede importar que se hayan invertido en Mazatlán millones de pesos en un proyecto cultural de la UAS que en realidad no está funcionando para nada

CCU UAS Mazatlán un Elefante Blanco 2016

Las puertas mayormente cerradas del CCU UAS Mazatlán

 

Mazatlán, Sinaloa, México, a; 7 de Noviembre de 2016.- En los tiempos que vivimos, de modernidad, de mercados libres, de educación de “vanguardia”, de libertad, de competitividad y de tantas cosas más que se nos presumen como símbolos de lo mucho que hemos avanzado como sociedad o como especie inteligente.

Pero, y, pese a todo eso que se nos presume como símbolo de progreso y bienestar del ser humano, algo, o mejor dicho, nada está funcionando bien. Por supuesto que el grueso de los habitantes del mundo pensará que lo que afirmamos es de verdad una locura de quien esto escribe.

No saben cuánto nos gustaría que así fuera, es decir, que estuviéramos desvariando al respecto. Lamentamos que no sea así y les damos algunos datos escalofriantes:

  • Nunca en la historia de la humanidad, ha habido tantas guerras sanguinarias como en los tiempos modernos. Y no veo que esto se vaya a parar ni siquiera en el mediano plazo, por el contrario, veo signos nada halagadores al respecto.
  • Nunca en la historia de la humanidad, los gobiernos habían sido tan mentirosos, corruptos y alejados de las causas a favor de los gobernados como en los tiempos modernos, en los que llegar al poder es sinónimo de saqueo, favoritismo a grupos de privilegio y falsedades.
  • Nunca en la historia de la humanidad, se había dado tanto libertinaje en la esclavitud de las personas, disfrazada esta denigrante acción en: el trabajo, en los consumos o compras innecesarias que nos llevan al crédito y este a la esclavitud con la banca o tiendas comerciales. Entre múltiples formas más. 
  •  Nunca en la historia de la humanidad, la educación en todas sus facetas, había sido tan obsoleta como en la actualidad. Se puede decir que de todas las disciplinas que existen en la actualidad que buscan la mejora de los seres humanos, esta, es la más arcaica. Ya que no está enseñando a los seres humanos a ser mejores personas, sino a que obedezcan y a servir a la producción. Crea solamente robots.
  • Nunca en la historia de la humanidad, los seres humanos hemos estados tan sujetos a los controles gubernamentales como en la actualidad, disfrazada esta oprobiosa acción en las redes sociales, léase: Facebook, twitter, whatsapp y muchas más. Ya no fue necesario, como pretendieron los gobiernos del mundo,  que nos insertaran un chip a los seres humanos para obtener nuestra información y saber qué hacemos. No, ya no lo necesitan, para eso tienen a esos monstruos de google y tantos más, vía por supuesto las inocentadas del face o el twitter, o el whtasapp y algunas otras redes más, en donde encuentran todo lo de nosotros, todo, nada queda suelto. Y nosotros presumiendo que estamos en tal o cual red.

Les pudiéramos enumerar un sinfín más de situaciones que pintan de cuerpo entero el por qué la sociedad mundial actual vive las desgracias que a diario le sacuden, pese a que como ya dijimos, cuenta con: “Mejor, más, y de calidad educación”, más trabajo, más comunicación, más de todo. Pero las cosas van de mal en peor y dentro de todo este aberrante circo, nadie estamos haciendo nada para intentar pasar a otro estado de cosas.

Y cómo habríamos de hacerlo, si nos tienen totalmente dominados, dormidos, aturdidos, confundidos, en un estado casi vegetativo. En realidad así es como conviene que estemos, es decir que no protestemos, que no hagamos nada y que solamente consumamos y obedezcamos.

Y son tantas las cosas que podemos emprender cada uno de nosotros para tratar de transformar el estado actual de las cosas, nótese que no dije cambiar, y es que los tan de moda en los políticos cambios. ¿Díganme ustedes de qué han servido?. Estamos de acuerdo. De nada.

Enfatizo en transformar, porque lo que debemos de hacer, cada uno de nosotros, desde nuestra trinchera es buscar las formas de cómo podemos incidir en esta podredumbre para que las cosas se transformen.

Les voy a dar un ejemplo: En la zona del centro de Mazatlán, en la que vivo prácticamente desde que nací, compuesta por las barriadas que rodean la otrora escuela preparatoria Rosales de la UAS, y de la que solamente me he alejado cuando fui a la universidad, me casé, en mis vacaciones, y durante mis constantes viajes. Nada ha cambiado en décadas. Por el contrario, y pese a estar ubicada en tres cuadras del centro de la ciudad, parece ser que se vive en un cuarto mundo: Borracheras, música a todo volumen, drogadicción, robos a casa habitación, basura y mil cosas negativas más.

Debo reconocer que existen muchas gentes buenas, pero hasta cierto punto viven atemorizadas ante la pauperización que azota sus barriadas y es que ello crea los caldos de cultivo donde se anidan las cosas negativas.

Por ello, cuando todos nos enteramos de que la UAS crearía el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Sinaloa, en el que fuera el recinto oficial de la “Prepa Rosales”, nos llenamos de esperanzas. Albergábamos pues la ilusión que si en ese lugar se detonaría un espacio cultural, que sin duda y de alguna manera se nos acercaba la cultura y, de esta manera, las posibilidad de que esta permeara a nuestras barriadas.

Nos hicimos también la ilusión de que con suerte, se lograría rescatar a uno o muchos de esos jóvenes que andan por ahí drogándose, o robando, o aspirando a ser narcos, o en el mejor de los casos de ninis, de las garras de la desesperanza.

Pero cruel realidad. 

¿Qué es lo que hemos visto los habitantes de las barriadas alrededor de la ex prepa Rosales luego de que se convirtiera en Centro Cultural?:

El 14 de mayo de 2014, hace ya casi dos años y medio, en Mazatlán fue inaugurado el Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Sinaloa, precisamente donde durante largas décadas estuviera la Escuela Preparatoria Rosales, ubicada en la calle Rosales, zona centro.

La ceremonia de apertura estuvo a cargo del rector de la UAS, Juan Eulogio Guerra Liera, y a ella concurrieron políticos, empresarios y artistas, así como algunos egresados de la que fuera la principal escuela preparatoria de la región.

Este nuevo centro creó muchas expectativas entre los vecinos de la zona y entre los amantes de la cultura en Mazatlán ya que, pensamos, cada quien por su parte, que éste centro llenaría un espacio que por siempre ha permanecido vacío, en lo que se refiere a expresiones artísticas y culturales en esta zona del centro de la ciudad.

Pero cuál ha sido el papel que ha jugado el Centro Cultural Universitario, ofreciendo cultura, artes o espectáculos: simple y sencillamente es decepcionante. Excepto por una exposición permanente, un par de presentaciones de libros y de un artista en artes plásticas. En sus veintinueve meses de existencia el CCU no ha sido sino un elefante blanco que costó millones de pesos y sigue costando para su mantenimiento. Y ese dineral no lo paga la UAS; lo pagamos nosotros los contribuyentes. Claro que también ha servido para que la propia UAS lleve ahí diversas ceremonias.

El Elefante Blanco

Cualquier Centro Cultural que se respete, debe ofrecer a los universitarios y a la comunidad en general expresiones artísticas y culturales de las más diversas. En muchos que si funcionan como tales, no es nada raro que  ofrezcan sus instalaciones a terceros, ya sean instituciones o artistas independientes de la propia universidad.

Este fin de año, y cualquier otro, si usted busca las carteleras de las diversas instituciones culturales encontrará la más variada oferta para el público ávido de cultura en todas sus expresiones. Pero no en el Centro Cultural Universitario de la UAS en Mazatlán.

¿Qué se necesitará para que la UAS llene ese vacío que existe en este Centro Cultural?. La apatía. La cerrazón. El elitismo. No, por supuesto que no.

Lo que sí queda claro es, que tal vez se tenga que repasar el espíritu que motivó la creación del este Centro Cultural, que hasta la fecha se mantiene muy alejado de las expectativas de los miembros de la comunidad cultural mazatleca, los alumnos de la UAS y más aún de las barriadas que le rodean.

Se puede decir también que se debe hacer contacto con quienes aspiran a ser artistas, a los artistas, a las personas comunes y corrientes, a los alumnos, al público, en fin, explorar las necesidades de quienes se supone son el objeto, sujeto y fin supremo de este, hasta ahora dormido centro.

Las comparaciones, dicen algunos, son odiosas; pueda ser así, pero lo que sí es cierto es que nos sirven para medir, para encontrar atributos o errores que tenemos respecto a otra persona. Tomaré por ejemplo la modestia de una universidad particular como lo es la Multiversidad Latinoamericana contra el presupuesto de la UAS. Aquélla en su sala de exhibición de la calle 5 de mayo, Centro, promueve más eventos, exposiciones, conferencias, que los que ofrece el  Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Sinaloa. 

Triste sí, muy triste. El Centro Cultural Universitario de la Universidad Autónoma de Sinaloa es sólo un elefante blanco.

Lo triste de todo esto es: que Mazatlán está ávido de cultura

::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: Mazatlán Tiene Tanta Historia

Se admiten comentarios

1,041 total views, 1 views today

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.