septiembre 24, 2017 6:50 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Primer encuentro estatal de Musica

HABLAN SOBRE LA MÚSICA DEL PUEBLO

 
Realizan conferencia sobre el devenir de tambora sinaloense
 
 

Culiacan, Sinaloa, México a 14 de Mayo del 2015.- Sobre la música del pueblo, de la gente de campo, de la sierra y de la costa de Sinaloa, conocida como tambora, hablaron Rubén Rubio Valdez, Faustino López  Osuna y José Guadalupe Zamora, durante el Festival Internacional Universitario.

Testigos del desarrollo que ha tenido en la cultura popular, los ponentes intercambiaron sus experiencias con quienes llenaron el auditorio de la Escuela de Música de la UAS, donde se desarrolló uno de los eventos del Encuentro Estatal de Música de Tambora.

Rubén Rubio Valdez, miembro de la dinastía que forma una las agrupaciones con mayor  tradición en el estado, dijo que bandas de viento en México las hubo desde la época de Antonio López de Santa Anna, en 1854.

magistral.jpg

En los estados de Guanajuato, Morelos y Oaxaca ha habido bandas de viento desde la última tercia del Siglo 19 y en caso de Sinaloa, se cimentó una tradición fuerte, aunque eso no significara que desde finales del Siglo 19  y principios del 20 no se escuchará música culta, sobre todo en Culiacán y Mazatlán.

“En Oaxaca se tiene registrada la banda más vieja de México, cuyo modelo se fue replicando en toda la zona mixe. El origen indiscutiblemente de la música de banda fue rural y campesino”, dijo Rubio Valdez. El nacido en Mocorito señaló que, en las últimas cuatro décadas, en Sinaloa se ha roto la tradición forjada por las primeras bandas, esto es,  que las fronteras de los estilos se han roto y las bandas se imitan unas a otras.

“Hay una proliferación, digamos quizás una pandemia de bandas que tocan como El Recodo y tienen una deficiencia en la lectura de partituras”, acotó.

Faustino López Osuna, autor del Himno Oficial de Sinaloa, añadió que la música de tambora sinaloense posee un riqueza intangible, pero que ha sido sometida a las reglas del mercado, en el sentido de que lo que antes era instrumental y de un carácter cultural, ante la demanda de los narcotraficantes que han  querido registrar sus hazañas en la música, “se tiene otra realidad”. Y agregó: “Estamos dejando ir nuestra historia, yo recuerdo que desde tiempos de El Chino Flores, quien anduvo de pueblo en pueblo recogiendo música, decía que teníamos casi perdida la memoria de la música de tambora”, e invitó luego a que se siga investigando al respecto, “porque fue la forma en la que la gente del pueblo empezó a demostrar sus sentimientos”.

Por su parte el historiador José Guadalupe Zamora, recordó que en 1874 cuando se fundó El Colegio Civil Rosales, en Mazatlán tocó la banda Los Azulitos. “Esta banda fue un semillero de músicos, porque a la llegada de Guadalajara del maestro Ángel Viderique, se estuvo formando a muchos músicos durante 30 años, y gracias a él empezaron a crearse oras bandas”, señaló.

“En sus días de descanso, Viderique se iba a las rancherías cercanas a Culiacán a recolectar canciones que los anciano le compartían”, dijo para finalizar.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.