diciembre 17, 2017 6:37 am

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Rigo y sus carrosas un año de partida

A un año de la partida del Dr. Rigoberto Lewis Rodríguez “Rigo”

El Carnaval de Mazatlán por primera vez en al menos 50 años
no contará con sus Carrozas 
Gran responsabilidad para organizadores
y constructores
la que tienen este 2015 el reto no será fácil
>>> Rigo afirmaba que: “El carnaval de Mazatlán estaba influenciado por diferentes culturas

>>> También que nuestro Carnaval tenía al igual que los humanos, cinco sentidos: olfato, oido, tacto, vista y gusto


Mazatlán, Sinaloa, Febrero del 2015.- “Al Carnaval le he entregado toda mi vida y el mejor homenaje que he recibido es el que me ofrecen con tanto cariño cada año los mazatlecos y los visitantes cuando camino al frente de las Carrozas Reales”: Dr. Rigoberto Lewis Rodríguez (q.e.p.d).

Mediante esta publicación, hacemos un homenaje a “Rigo”. el mago de las carrozas reales de los carnavales de Mazatlán, que este 2015 cumple un año de haber dejado este mundo físico para ir a un lugar que para las personas comunes y corrientes nos pasa desapercibido en nuestra vida terrenal. Más no a Rigo, quien en vida supo trasladarse mentalmente a ese mundo cuántico en el que su imaginación navegaba por diferenetes pasajes de la historia, las leyendas y costumbres de los pueblos del mundo, para luego volver a este tropical y soleado terruño llamado Mazatlán, que lo vio nacer junto con las materializaciones físicas de sus sueños cuánticos.

Su eterno amor, el Carnaval, le abrió sus entrañas para que desde ahí diera forma a las fastuosas carrozas reales y carros alegóricos que por más de 50 años materializó y con ello le dio un sello distintivo al Carnaval mazatleco.

Este 2015 ya no está en este secular, consumista y físico mundo. Seguro está en ese mundo que siempre vio en vida, pero que ahora es su morada eterna en donde sigue realizando las carrozas de las reinas del carnaval. Carrozas que ya no veremos más en este mundo. “Rigo” se llevó su esencia con él, y el legado no llegó a concretarse.

Para recordar su talento y honrar su memoria, al presente le hemos incluido una galería de imágenes de las carrozas que con tanto cariño realizó año con año para el más que centenario Carnaval de Mazatlán, también incluimos parte de uno de los reportajes que le hicimos.

 


Rigo afirmaba que: “El carnaval de Mazatlán estaba influenciado por diferentes culturas: española, francesa, italiana, alemana, inglesa”, de esta última decía que venía la herencia de las cortes que se reflejan en las carrozas y el vestuario real, incluso, era categórico al señalar que esa mezcla de culturas era la que le daban el sello tan distintivo y diferencial al Carnaval de Mazatlán. “Ningún Carnaval de México tiene tanto abolengo” nos llegó a decir en muchas ocasiones.

Rigo sostenía que existían otros tipos de influencias, pero a la vez precisaba que definitivamente las que incidieron profundamente en la máxima fiesta de Mazatlán fueron las anteriormente descritas. “Por esa razón el carnaval de Mazatlán llegó montado sobre las olas de mar”, decía en clara a referencia a que las influencias del Carnaval mazatleco llegaron más allá del mar, del océano, de Europa pues.

“Todas esas influencias se mezclaron con la cultura mexicana y lo autóctono, lo cual le vino a dar a nuestro Carnaval ese sello único, que le envidian muchos carnavales del mundo, pero además, esa mezcla especial se enriquece con la alegría, hospitalidad, belleza y calidez de los mazatlecos”, orgullosamente señalaba el genio de el papel maché.

Siempre sostuvo que la gran cereza del pastel del carnaval de Mazatlán eran; la belleza y el garbo de las mujeres mazatlecas.

Para Rigo, el Carnaval de Mazatlán era inigualable, incuso, en su mente siempre jugaron las influencias del Carnaval y de la personalidad de los mazatlecos, por ello llegó a afirmar que nuestro Carnaval tenía al igual que los humanos, cinco sentidos.


Vista; lo componen las mujeres mazatlecas, las carrozas, las bellezas naturales y el horizonte.

Olfato: se da con la mezcla de los aromas, los salobres que emanan de nuestro mar y el perfume de clase que utilizan los mazatlecos en sus ropas nuevas para lucirlas durante la fiesta.

Tacto: se da con la mano amiga que siempre ofrecen los mazatlecos a los visitantes, el contacto con el confeti y serpentina, así como el rose de los cuerpos al esperar pacientemente el paso de las carrozas.

El Gusto: se da con la infinidad de sabores de los platillos tradicionales de nuestra cocina, los mariscos, el atole de pinole con gorditas, el asado, los tacos dorados, y mucho más que se disfrutan en carnaval.

Oído: la componen las notas inigualables de la tambora sinaloense, los papaquis, la algarabía de las multitudes, y el sonido de los cohetes en el combate naval”

¡Ahí viene Rigo! gritaba la gente y a su paso lo ovacionaban, y él recibía con emoción y mucho cariño estas muestras de afecto, de su gente, de su pueblo, como él decía, mientras orgulloso caminaba a un lado de la carrosa de su reina del carnaval.

El 14 de Febrero cumpliría un año más, y le hubiera tocado festejarlo en sábado de carnaval, terminando las carrosas que el domingo desfilarían a lo largo y ancho del malecón.


Nuestro sincero reconocimiento y respeto a este personaje de Mazatlán, que renunció a su profesión, entregó su juventud, madurez y edad mayora la gran fiesta del Carnaval de Mazatlán. Como todo personaje tuvo sus admiradores que fueron miles de miles, y sus detractores que nunca faltan, pero que en el balance final nos encontramos con un saldo totalmente positivo para Rigoberto Lewis Rodríguez, a quien a donde quera que se encuentre le mandamos un respetuoso saludos y abrazo…  

 

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.