Junio 27, 2017 2:46 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Tienda La Cananea Mzt su Historia

En estos tiempos de la globalización encontrarse
una tienda como la Cananea de Mazatlán es,
en verdad, todo un suceso

>>> En esta tienda se vendían las famosas tinajas de barro para el agua fresca, para la capirotada, y cantarillas donde se conservaba el agua muy fresca.

>>> Ellos, sus fundadores, llegaron a Mazatlán procedentes de Cananea, Sonora, en 1946 y la tienda se abrió en 1947

 Texto: Ruben Romero
Fotografía:
La Cananea

Muchas personas que cuando niños vivíamos cerca de La Cananea; seguramente recordamos cuando nuestros papás nos mandaban a comprar cualquier artículo que hiciera falta en el hogar a la Tienda La Cananea, pues ahí encontrábamos de todo, desde un clavo, hasta braceros y utensilios de cocina. Pero lo que mas nos fascinaba ir a comprar a esa tienda eran los legendarios trompos, tiradores, yoyos, y baleros de madrea, así como canicas de todos tamaños y colores.

“Esta tienda”, nos comenta con orgullo Don Manuel Alonso Duran Rosete, la abrió mi padre, Ernesto Duran, el 18 de enero de 1947, él fue el primer dueño, y al iniciar la tienda sólo se vendían abarrotes con muy buen surtido, mi madre, María Lina Rosete de Duran, siempre le ayudó a mi padre en la tienda. Ellos tenían mucha experiencia en abarrotes, pues tuvieron una tienda en Guadalupe de los Reyes, Cósala, de donde eran originarios, la tienda se llamaba La Guadalupana y era una tienda de rancho donde se vendía de todo, desde artículos comestibles de toda clase, hasta botica, bonetería, mercería y perfumería.

“Ellos llegaron a Mazatlán procedentes de Cananea Sonora en 1946, y la tienda se abrió en 1947, el nombre fue elegido porque ahí nacieron todos sus hijos. Durante 15 años funcionó como abarrotes y la atendía mi madre y una de sus hermanas más pequeñas, pues mi padre tenia un carro de ruta de redilas y se iba a vender a los ranchos abarrotes, frutería, medicinas, mercería y todo lo que se pudiera vender” nos reveló don Manuel Alonso y Tras una breve pausa para atender a la gente que llega a comprar, continuó. “En aquellos años mi padre surtía el abarrote con Don juan Aguirre Rojo, que era el mayorista más pudiente del puerto y lo de botica, en la droguería Epstein, así que mientras mi padre vendía en su carro de redilas, La Cananea seguía funcionando atendida por mi madre y mi tía”, comenta con satisfacción.

De la bruma de los recuerdos de pronto recuerda que luego, la tienda poco a poco fue dando un giro, de abarrotes, a ferretería, jarcería y artículos de hojalatería, es decir; se convirtió en una Tlapalería (tienda donde se vendían de todo tipo de artículos para el hogar).

Profundizamdo en los recurdos nos comentó el Sr. Durán Rosete, que más tarde, en 1962, a los 17 años, él, don Manolo Duran, su actual dueño, se pone al frente de La Cananea pues sus padres ya estaban cansados: “Se vendía todo lo anterior pero aparte se hizo también papelería, actualmente continua con el mismo giro pero con mayor surtido” presume el comerciante.

A estas alturas y ya con mayor confianza, don Manolo revela con entusiasmo para mazatlaninteractivo.com. “Desde hace 55 años aquí se vende petróleo, gasolina blanca, ferretería, algo de plomería, parrillas, braceros, cubetas y tinas de lamina galvanizada, así como catres de lona y jarcia, insecticidas y el popular polvo Chapul para todo clase de insectos de tierra, también se venden sogas, mecates, y todo tipo de herramientas para albañilería”.

“Y desde hace mas de 60 años aún se venden juguetes de madera como: yoyos, trompos, baleros y tiradores y toda clase de canicas, artículos del campo como huaraches, sombreros, y machetes. Por muchos años tuvimos clientes de muchas rancherías cercanas a Mazatlán”, afirmó.

Por otra parte, Don Manolo, a manera de reflexión comentó que este negocio es muy noble, no como para hacerse rico, pero destacó que le dio para sostener con dignidad a sus esposa y tres hijos, gracias a las ganancias de La Cananea, todo esto aseguró, porque han sido comerciantes muy puntuales y tenaces y saben tratar al cliente.

En 1996 se cumplieron 50 años de la apertura de La Cananea y se hizo un festejo con familiares, amigos y clientes de la tienda, con juegos pirotécnicos, pues por mucho tiempo también se vendieron cohetes.

De dentro del baúl de los recuerdos, don Manolo recuerda que cuando sus papás llegaron a la colonia Reforma, tras la tienda La Cananea se encontraba la Huerta de los Chinos, entre las calles Aguascalientes y Betancourt, nos aseguró que dicha huerta se extendía desde la avenida Gutiérrez Nájera hasta los ya extintos cines Terraza. “Los chinos sembraban y cosechaban frutas y hortalizas pero con el tiempo la ciudad creció y tuvieron que dejar la huerta. Mazatlán llegaba hasta la colonia Reforma, donde había muchos médanos y baldíos, ahí había un curtidero de pieles frescas, de res chivos y cerdos, que se utilizaban para hacer todo tipo de artículos de cuero. La Avenida Juan Carrasco ya era de asfalto, pero el Malecón aún era de terracería” recuerda con nostalgia.

Entre otras comentarios Don Manolo nos dijo que el auge más productivo de La Cananea fue en los años 70tas y 80tas y la competencia más fuerte empezó con las Conasupos, los supermercados. Los Arcos, de la Juan Carrasco y el Mazdescuento de la Zaragoza y por ultimo las tiendas Ley.

Sin embargo a La Cananea no le afectó tanto porque siempre mantuvo su clientela de las colonias aledañas como La Reforma, La Montuosa, Shimizu, Independencia, Ferrocarrilera, Palos Prietos y aún de la Juárez y de la Zona Centro, gracias a que siempre ha contado con gran surtido en artículos y utensilios para el hogar. En esta tienda se vendían las famosas tinajas de barro para el agua fresca, para la capirotada, y cantarillas donde se conservaba el agua muy fresca.

“La Cananea” Concluye don Manolo “siempre ha sido tienda de menudeo, pero ha conservado su clientela porque aquí se encuentra casi de todo tipo de cosas viejas y nuevas, de utilidad para el hogar” afirma.

Pues ahí tiene amables lectores, La Cananea es una de los negocios que aun existen en el paisaje mazatleco y que ha pasado por ciclones, tormentas, inundaciones, así como depresiones económicas. Pero gracias a la constancia y empeño de estos magníficos comerciantes La Cananea tiene piola para rato.

La Cananea se localiza en el lugar que siempre ha estado en: Avenida Juan Carrasco 27 norte.

Biografía de la Familai Durán García:

Don Manuel Alonso Duran Rosete es originario de Cananea, Sonora, actualmente tiene 71 años y se caso a los 26 con la Sra. Aurelia García hoy de Duran, juntos procrearon 3 hijos, Sergio Alonso, Manuel Omar e Iván, el mayor de ellos que es contador publico, le ayudo mucho en la tienda en sus años de estudiante, y él y su esposa aun continúan con el negocio.

En verdad que es un honor constatar que en estos tiempos tan globalizados, tan impersonales, tan mecanizados, tan computarizados, que en Mazatlán aún subsiste una tiendo en donde uno encuentra el calor de lo personal, de otros tiempos. Pero sobre todo, que sus propietarios sigan manteniendo ese espíritu tan positivo e inquebrantable. Felicidades Señor y Señora Durán.

About The Author

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.