octubre 23, 2017 1:03 pm

Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90
Baner Header 728 x 90

Viejos Panteones de Mazatlán

   
 
 

Los mazatlecos tenían la costumbre de enterrar a sus muertos en la arena muy cerca de la orilla del Mar.

viejos-panteones-12

Archivo de Mazatlán interactivo, Rubén Romero

Según registros históricos el primer panteón estaba ubicado bajo “El Barrio de las Calaveras” en la falda norte del cerro llamado Casamata, y se localizaba entre lo que actualmente son las calles, Rosales, Leandro Valle, Teniente Azueta y 21 de Marzo, se puede decir que hoy en día representa el primer cuadro de la ciudad.

viejos-panteones-13Esto ocurrió en 1827. (Aunque se cuenta también, que por esas fechas los mazatlecos tenían la costumbre de enterrar a sus muertos en la arena muy cerca de la orilla del Mar). En este primer panteón no estaba delimitada su superficie, pues las tumbas solo estaban agrupadas y no había linderos que indicaran sus dimensiones, esto se puede apreciar en antiguos cuadros pictóricos de Mazatlán. Además los pocos habitantes del puerto que no llegaban a 3000, eran extranjeros con distintas nacionalidades, como españoles, filipinos, alemanes, franceses, ingleses, norteamericanos peruanos y chilenos, después se fueron agregando, polacos, italianos, chinos, japoneses etc.

Quizás por esta razón no se sentían obligados a que las autoridades eclesiásticas de esos años participaran en sus ceremonias funerarias, pues era evidente que pertenecían a otras religiones.

viejos-panteones-1Por esas fechas, El Párroco de El Presidio, actualmente Villa Unión, que era la parroquia más próxima a Mazatlán, (en Mazatlán en esas fechas no había iglesias) estaba sumamente molesto por estas prácticas sacrílegas, inmorales e inhumanas de los pobladores mazatlecos, pues en su particular apreciación, estos seres no tenían ni el más remoto conocimiento de la Fe Cristina y el Catolicismo.

Su disgusto y enojo con estas personas estaba más que justificado, pues a través de la Iglesia se administraba el uso de Camposantos, servicios funerarios y servicios eclesiásticos.

Una epidemia de cólera en 1851 que trajo consigo gran cantidad de muertos, obligó a las autoridades de ese entonces a que de manera oficial se destinara otro terreno como panteón, y de esa manera nació “El Panteón de los Protestantes”.

Cabe señalar, que los llamados “Camposantos” que eran administrados por la iglesia católica, a partir de la Ley Lerdo, ejecutada en 1859 dejaron de ser camposantos para convertirse en cementerios administrados por el Gobierno del Estado. Y así, el panteón de Los Protestantes se convirtió en el Panteón Municipal número 1, aunque la propiedad de este terreno era de la Deutsche Verband de Mazatlán, conocida como Sociedad de Beneficencia de Mazatlán, cuando este panteón estaba en desuso el ayuntamiento en 1921 le solicitó al representante de esta misma, el Sr. Federico Unger la donación de dicho predio.

viejos-panteones-2La solicitud fue aceptada con la condición que el ayuntamiento construyera un parque o plazuela, y para fines de la década, en 1929 se construyó la Plazuela General Ángel Flores.

Cuentan los pobladores de antaño que cuando este terreno funcionaba como panteón, ahí estaba sepultado Juan Pasador, rico comerciante italiano quien murió en 1859, traidor a la patria según cuenta la historia, quien entregó al insurgente Vicente Guerrero. Se dice que en la tumba estaba inscrito, tallado con carbón “Traidor a la patria”.

Sobre el Panteón numero 2 o Ángela Peralta

El panteón Municipal número 2, llamado también Ángela Peralta; fue bautizado con este último nombre en honor a la famosa cantante de ópera quien falleciera en esta ciudad víctima de la fiebre amarilla, el 30 de agosto de 1883.

Muchos personajes de la historia tienen su última morada en ese panteón, como es el caso de la tumba del compositor y pianista mazatleco Enrique Mora Andrade; que fuera profesor de La Academia de Música de Mazatlán y que compusiera los valses más bellos del mundo, Alejandra y Emilia. El nació en Mazatlán el 14 de julio de 1876 y muere en 1913.

Se encuentra también ahí la tumba de los Señores Gómez Rubio, una de las familias más adineradas de Mazatlán en el siglo XIX. Esta tumba está conectada con la del compositor Enrique Mora, pues el padre de los Gómez Rubio le pidió componer una Marcha Nupcial especial para su boda al talentoso músico.

viejos-panteones-6Otra tumba memorable es la de German Evers que nació en Beerkeen S. Peire Hannover provincia de Alemania, el 9 de Noviembre de 1848, el panteón Ángela peralta guarda sus restos.

Una tumba muy peculiar es la del Juez Cecilio O. Con, quien casó a Ángela Peralta en “articulo mortis”con Julio Montiel, quien era gerente de su compañía de ópera.

La tumba de los Hass y los Espinoza de los Monteros también tienen su historia, Jesús Ricardo Hass, quien está sepultado en uno de los pasillos principales de este panteón, fue el primer Hass que llegó a Mazatlán, era de origen Judío Alemán.

En este panteón existe una tumba que resalta entre las demás por su tamaño, es la de los Díaz de León que fueron muy buenos fabricantes de papel moneda durante la Revolución.

viejos-panteones-3Dentro de este recinto se encuentra una tumba color blanco, pegada a la barda del panteón, al lado derecho, misma que es toda una obra de arte, también pertenece a los Espinoza de los Monteros, se destaca que los ángeles guardianes fueron esculpidos por el escultor que también hizo trabajos de escultura en Catedral, A. Ponzanelli, y se presume que los materiales con que fue hecha esta lápida fueron traídos de Italia.

Muchas tumbas más guardan la historia de personajes que habitaron Mazatlán en aquellas épocas.
¿Conoce más de estas historias? envíelas para enriquecer aún más este interesante reportaje.

 

 
     

626 total views, 1 views today

Related posts

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.